TRADUCTOR

BIENVENIDO A ESTE BLOG

Seguidores

miércoles, 3 de octubre de 2012

“ESPIRITUAL REFLEXION”



Pienso, medito, razono e intento comprender
todo aquello que vivo día tras día,
minuto tras minuto de mi legada vida,
sobre cada misterio que acoge cada sentimiento,
sobre la paradoja del destino que aguarda en silencio.

Pienso, siento, reflexiono a cada instante de inspiración,
sobre el eterno paradigma de la humanidad,
sobre lo mera y lógicamente existencial,
sobre el sutil enigma de lo trascendental,
sobre la esencia del genuino amor.

Pienso sobre cada acontecimiento,
sobre cada suceso que me aconteció,
sobre un pasado que ya pasó
y que ya nunca volverá,
sobre un presente que me reclama.

Pienso que pensar no es suficiente,
que meditar es necesario,
razonar indispensable,
y sentir con el corazón,
el mayor de los milagros.   

La vida y el destino se unen en un solo sendero
cuando un ser vislumbra sus verdaderos sentimientos,
levantando la mirada más allá del horizonte,
recorriendo con ella el esplendor del firmamento,
el rastro cósmico que enciende el universo.

La vida se vuelve vida y la muerte no existe,
ésta no es más que un paso hacia un nuevo estado,
la vida muestra abiertamente sus secretos,
entonces de cada pétalo de flor pende una lágrima caída,
y de cada palabra una celestial corona de espinas.

No deseo embellecer estas frases con sonoras rimas,
ni con un suave aletear de volátiles quimeras,
sino trasladar aquello que se ve incluso con los ojos cerrados,
aquello que cobra vida interiormente,
que desea volar y expandir su propia existencialidad.

No deseo pecar en demasía de escritor y poeta,
e intentar con ello disimular y purgar mi ignorancia,
sino ser fiel a cada sentimiento tal cual aflora,
tal como nace de cada alegre o melancólico momento,
desnudar el alma y el corazón al unísono.

No puedo desear nada en particular
más que compartir puros sentimientos,
saberme internamente comprendido,
que nos podamos ver reflejados en estas y otras palabras,
que de alguna manera mi alma abriga.

No deseo nada más que curar ciertas sentimentales heridas,
bajo el cálido amparo del amor que da la vida,
mostrar lo alegre y triste tal cual,
sin máscaras ni disfraces que oculten la verdad
que a cada paso me sirve de guía.

No deseo más premio que el propio desahogo,
nada más que por un instante arribar al puerto de tus ojos,
compartir contigo los latidos de un corazón,
identificar y clasificar recíprocos sentimientos
que nos trasladen a un paraíso paralelo.

No deseo nada más que desempolvar por completo mi brújula,
contestarme una a una cada existencial pregunta,
descubrir a cada instante el peregrino que llevo dentro,
cultivarme, aprender y compartir lo que aprenda,
purgar mis pecados, y servir para algo satisfactorio y bueno. 

martes, 18 de septiembre de 2012

“TRAS LAS HUELLAS DE NUESTROS PROPIOS DESTINOS”



¿Porqué esperar a que acontezcan las cosas por si solas?
¿Porqué esperar sentado lo que nunca ha de llegar?
¿Porqué anclarse a diversas ideas sin aliento?
¿Porqué no elevar la conciencia más allá de los ojos?
¿Porqué no atisbar nuestra auténtica realidad?

Por no querer despertar de un eterno sueño social
que cada vez más aletarga nuestros verdaderos sentimientos,
contradiciéndonos siempre por ello sin fundamento alguno,
y por ser sólo uno más del inmenso rebaño y no por el contrario,
un ser diferente e internamente inteligente.

Dicen que el futuro es una simple ilusión que aún no llegó,
pero ahora yo me pregunto por qué llamarle ilusión,
sí sobre todo nosotros mismos lo creamos mediante nuestros actos,
mediante nuestros propios triunfos y fracasos.
¿Porqué no reconocer de nuestra vida, nuestra propia autoría?

Dudar dicen que es de sabios, siento que no así mismo negar lo evidente,
que el destino puede ser nuestro mejor aliado o peor adversario,
dependiendo del camino que escojamos a cada paso que demos,
de cada una de las decisiones que día tras día adoptemos,
de cada pregunta que nos hagamos y de las internas respuestas que hallemos.

Tras las huellas de nuestros propios destinos vamos pues somos sus autores,
nadie a excepción del creador conoce mejor su obra,
las sendas son recorridas antes incluso de transitarlas,
cada cual es peregrino de su vida lo desee o no,
las decisiones que adoptas hoy serán el reflejo del mañana.

¿Porqué esperar a que acontezcan las cosas por si solas?
¿Porqué esperar sentado lo que nunca ha de llegar?
¿Porqué anclarse a diversas ideas sin aliento?
¿Porqué no elevar la conciencia más allá de los ojos?
¿Porqué no atisbar nuestra auténtica realidad?

¿Para qué hacerse estas preguntas pudiendo vislumbrar las respuestas?
Que todos somos dueños de un espacio de tiempo,
ese que a veces vivimos intensa o magistralmente,
y que en otras ocasiones malogramos por diversas circunstancias.
Caigo en la cuenta de que nosotros mismos escribimos nuestras vidas,
y de que vamos tras los pasos de nuestras propias huellas.


lunes, 20 de agosto de 2012

“ALREDEDOR CASI NADA ES REAL”


Alrededor casi nada es real,
miradas ruines que acechan a la honradez,
falsas apariencias por fingir lo que no es
o aparentar lo que no hay.

Alrededor casi nada es real,
la vida vilmente enmascarada
por cierta interesada parte social,
que trunca día a día lo genuinamente vital.

Alrededor casi nada es real,
unos mienten por interés y otros por pura cobardía,
mientras algunos perjudicados a menudo contienen su verdad
por no perturbar el honor que acompaña sus vidas.

Alrededor casi nada es real,
prosigue imparable y eterna cierta contienda,
unos batallan contra otros anhelando ganar
aquello que bajo pecado no hallará jamás enmienda.

Alrededor casi nada es real,
la mayoría de la sociedad se vuelve camaleón
que muta una y otra vez su apariencia,
pero no por desgracia el corazón.

Alrededor casi nada es real,
dicen hacer lo que no hacen,
ser lo que no son ni nunca serán,
y saber cuándo nada bueno ni consistente saben.

Alrededor casi nada es real,
los ojos no pueden ver lo que siente el alma,
la vida no es vida sin la genuina verdad,
nada es real sin el aliento que da la calma.

Alrededor casi nada es real,
pero si lo es lo que va por dentro,
eso nadie se lo puede a sí mismo ocultar,
y por ello descansará en paz o con su conciencia cargará.



lunes, 6 de agosto de 2012

“COMENZAR DE CERO”


Comenzar de cero repite la mente
mientras el corazón exhala un triste suspiro,
comenzar de cero reitera insistente
mientras resignada el alma acepta tal compromiso.

Comenzar de cero la mente grita al universo
entre un sinfín de ecos de genuino desconcierto,
mientras uno a uno cada sentimiento
en el alma intenta hallar algo de consuelo.

¿Comenzar de cero, comenzar de cero?
Pregunta el corazón que no entiende bien de comienzos,
al que le pesa resignar su suerte a un devenir postrero,
y más teniendo que dejar atrás con ello antiguos sueños.

La mente insiste y responde al corazón
con palabras que fustigan la razón de su amor:
¡Comenzar de cero es la mejor solución,
no se puede vivir  en un pasado que ahora solo es ilusión!

El alma que todo lo comprende pronto asintiendo media:
¡Aunque inmensamente nos duela y semeje tirar todo por tierra,
es de comprender que la vida no resulta como uno quiera,
por lo cual conviene comenzar de cero esperanzados en lo que nos espera!

¿Pero cómo mirar hacia adelante sin echar la vista atrás?
¿Cómo olvidar tantos bellos y sentidos momentos?
¿Cómo comenzar de cero aun desojando dudas que luego no resolverás?
¿Qué hago ahora alma mía con mis recuerdos y anhelos?

Divisa cuanto desees para atrás para que aprendas de cara al hoy y al mañana,
y no olvides jamás los buenos momentos, sólo supera los malos.
Comenzar de cero resolverá tus dudas al brindarle a tu amor nueva esperanza.
Guarda los buenos recuerdos, crea otros nuevos,  y cumple así tus ansiados anhelos.

Ahora por fin el corazón comprende lo que la mente ruega y el alma sabiamente aconseja,
ahora los tres se ponen de acuerdo en pos de un devenir más halagüeño,
y aunque comenzar de cero a todos bien hondo les duela,
es algo que han de llevar a cabo por un presente digno y un futuro placentero.


martes, 3 de julio de 2012

“DIVINA RESPUESTA UNIVERSAL”


Preguntas, incógnitas e incertidumbres
surcan una a una cada neurona,
el universo de cada minúscula célula,
el epicentro de cada uno de mis versos.

Quizás pueda madurar y aprender,
quizás pueda cultivar más y más mi alma,
quizás pueda navegar por la vida
con las velas de la libertad extendidas.

Quizás entienda que el final sea el principio,
que seamos semillas esparcidas al viento,
pétalos de amapolas y rosas tiñendo el cielo,
suspiros de amor tras cada encendido beso.

Quizás me mueva al son de un ritmo viejo o nuevo
según como gire de pronto la rueda de la comprensión,
quizás mi mundo transite alrededor de cada palabra
que resuene bien hondo en mi corazón.

Quizás mis ideales ciñan día y noche a mi pecho
una corona de claveles y una cruz de coral,
quizás a menudo mis ilusiones digan por un instante adiós,
quizás cada vertida lágrima de vida a una renacida esperanza.

Quizás suela olvidar que soy un ser más
y juegue una y otra vez a soñar despierto,
quizás la realidad me sea infiel a veces,
quizás ceda demasiado ante la artística tentación.

Quizás mi vida sea una rocambolesca senda
por donde desfilen de la mano alma y cerebro,
quizás mis primaveras se vuelvan inviernos
sino van implícitas en un ramillete de besos.   

Quizás una sola idea albergue un sinfín de ellas,
quizás cada sílaba pueda casar letras dispares,
cada frase palabras de diferentes etnias,
y cada verso, abanicos de sensaciones y colores.

Quizás ya comprenda que mi propio cuerpo no sea yo,
que mi yo auténtico se halle dentro,
que este sea el eslabón entre dos vidas,
y que él me descifre realmente como y quien soy.

Quizás pese a todo aún desconozca un sinfín de respuestas,
pero qué más da si me basta con un par de palabras
para comprimirlas todas y entender lo genuinamente esencial,
que amor y paz, conforman la única y dichosa senda hacia Dios.

domingo, 24 de junio de 2012

“ESPIRITUALMENTE VE, OYE Y HABLA”


El amor no es ciego,
ciegas son las personas ante el amor
por a menudo no saber internamente verlo,
al darle la espalda a causa de malos actos.

El amor no es sordo,
sordas son las personas ante el amor
por desoír con frecuencia su genuina llamada,
desatendiendo con ello al corazón que los reclama.

El amor no es mudo,
mudas son las personas ante el amor
por constantemente no ser sinceras
y expresar abiertamente sus sentimientos.

El amor no es ciego,
ni sordo ni mudo,
pues él clama al mismísimo cielo
por una humanidad que cada vez más, lo rechaza. 

“REVOLUCIÓN SENTIMENTAL”


Somos equilibristas de un destino sin final,
heridas sentimentales que ansían curarse,
hojas al viento surcando vital realidad,
fugaces miradas que entrecruzan su senda,
solitarios corazones ocultando genuina verdad,
ojos cerrados que intentan quitarse la venda.

Somos un sinfín de nostálgicos poemas,
imperecedero drama terrenal,
castigada corteza de espirituales primaveras,
dulce quimera que sueña con ser real,
noches y días de camaleónicas escenas,
nudo en la garganta de la libertad.

Somos lo que somos por no ser de otra manera,
pero aún podemos por nuestro bien cambiar,
abandonar burbujas exentas de aire,
respirar todos juntos por tiempos mejores,
rescatar viejos valores para que no se extingan,
y vibrar al unísono, por y para amar.

jueves, 26 de abril de 2012

“YO, TU BIEN”




Soy la luz que ilumina el universo,
el manantial de vida que emana de lo eterno,
la energía cósmica de la divina creación,
la fuerza motriz del verdadero amor.
Soy la senda de la pacífica justicia,
de la cumbre del reconfortante perdón,
soy la genuina palabra hecha obra,
la resurrección de las almas tras mi crucifixión.
Soy fraternal remanso de paz,
la sabia del espiritual conocimiento,
la causa y el motivo de la incomparable inspiración,
la cúspide de todo buen sentimiento.
Soy tu divino padre, tu mejor amigo,
tu inseparable y buen compañero,
tu guía de luz entre incertidumbres y desdichas,
tu mayor y fiel consejero.
Soy principio y fin de cada lágrima,
el dócil rastro del llanto que desahoga,
el amoroso y cálido consuelo,
la apoteósica inmensidad de todo horizonte y firmamento.
Soy en la vida, divina providencia,
respuesta a los misterios del destino,
esencia de celestial sabiduría,
la gloria de la humildad, de mis designios.
Soy refugio de amor contra el mal,
descanso de paz ante la adversidad,
la auténtica virtud de la libertad,
la llave de la espiritual felicidad.
Soy tu universo en expansión,
la belleza y magnificencia de tu paraíso terrenal,
la loable razón de tu ilusión,
la buena voz de tu conciencia y de tu comprensión.
Soy tu punto de partida y tu radiante meta,
tu genuina razón de ser,
la senda de tu cultivador y vital peregrinaje,
la fuente de todo tu buen saber.
Soy el infinito y lo eterno,
el que todo lo sabe, lo puede y lo ve,
el siempre omnipresente,
el verdadero amor de tu alma y de tu corazón.
Soy tu creador, divino padre,
tu mejor amigo y compañero,
fiel y mayor consejero del alma,
único salvador y redentor.
Soy la gloria de la humildad,
del amor, la paz, el respeto y el perdón,
tú me conoces bien o has oído hablar de mí,
mi nombre es Jesucristo, mi nombre es Dios.

“CULTIVAR EL ALMA”



La esencia del espiritual conocimiento
es la llave de la genuina y vital felicidad.

© 2012 

sábado, 24 de marzo de 2012

“DIVINA RECOMPENSA”


La humildad y mansedumbre de corazón
ante la atenta mirada de Jesucristo y Dios,
se transforman en gloria espiritual. 


© 2012 

“AMOR DE SALVAVIÓN”



Por cada palabra divina
que con tu amor nos regalaste,
por cada instante de paz
que con tus enseñanzas bautizaste,
por cada paso que diste
junto a la cruz que por nosotros portaste,
por cada segundo de padecimiento
que por nosotros soportaste,
por cada gota de sangre
que por nosotros derramaste,
por cada pecado nuestro
que con tu vida de nosotros desterraste,
por todo lo que conllevó tu venida,
por esos treinta y tres años de humildad,
de milagros, de curas y de ayuda al prójimo,
por esa vida eterna tras esta vida
para la resurrección de nuestras almas,
por todo eso y mucho más,
yo pongo mi fe en ti con plena confianza,
sin temor ninguno, ni siquiera a la muerte,
al saber que el fin solo será el principio,
ya que esta vida es una escuela
donde poder cultivar el alma
y así convenientemente prepararla
para lo que llegue luego.
Si tú cargaste con nuestra cruz
marcando a cada paso el sendero,
yo seguiré confiado tu rastro
al saber que al final de la senda,
Señor tú me esperas con los brazos abiertos.
Bendito y glorioso eres Señor
por mostrarnos el mayor don,
el genuino amor infinito y eterno
repleto de misericordia,
cual perdón que emanó de tu boca:
¡Padre perdónalos, porque no saben lo que hacen!
El destierro de nuestros pecados
y la salvación de nuestras almas,
gracias a la mansedumbre y paz de tu amor.
Jesucristo bendito que por nosotros diste tu vida,
te hago entrega de mi corazón
y a ti yo encomiendo mi alma,
soy tu siervo por siempre,
mi destino se haya en tu senda,
mi amor, mi vida, mi fe,
te los entrego por entero
con las puertas de mi alma de par en par abiertas.
Hágase tu voluntad por los siglos de los siglos,
bajo un halo de luz que bautice nuestras vidas,
mostrándonos la verdad del amor
y encumbrando nuestras almas.

“ANHELO DE AMOR”


¿Qué es el amor?
¿A dónde va el amor?
¿Dónde espera?
¿Cuál es su destino?
Yo a la orilla de mis pensamientos,
te pregunto ansioso de respuestas
que resuelvan tal encrucijada de la vida,
acaso anhelando discernir el mayor de los misterios.
¡Dime que es el amor,
si acaso tú sientes su hipnotismo,
ese que en leyendas y epopeyas
claman cantos de sirenas
entre sentimientos líricos!
¡Dime que es el amor,
si acaso tú presientes que de pronto,
sutilmente arriba a tu vida
orbitando en un mar de estrellas!
¡Dime que es el amor,
si acaso tú paladeas el dulzor de sus mieles
en un firmamento adyacente al olimpo!
¡Dime amada mía, dime,
si acaso el pincel del amor
cautivo de tu esplendor,
pinta la luna de rojo pasión
ante tu atenta y radiante mirada!
¡Dime amada mía, dime,
que yo no sueño despierto
cuando me imagino a tu lado
saboreando el cielo de tus labios!
¡Dime amada mía, dime,
en qué mundo vivo yo,
que aún peregrino errante en mi universo
por sendas y sendas de sentimientos!
¡Dime ángel de ilusión, dime,
porque aún me es esquivo el amor,
porque este sigue traicionando mi esperanza
a cada pálpito de corazón!
¡Dime tú si acaso sabes,
donde radica y nace su canción
que mece de súbito el alma
entre un suave y místico resplandor!
¡Dime amada mía, dime,
que tú si conoces su paradero,
y que algún día de estos
con él embelesarás mi mundo,
entre un amanecer de placeres
que alcen el vuelo de mi esperanza,
de mi ilusión, de mi universo entero!
¡Dime musa de mis entrañas,
dime tú que de mí tanto sabes,
que existe todavía un amor de esos
que de tanta ternura y cariño
renuevan al ser que aman!
¡Dime que no es ni jamás será mentira,
lo que yo imagino desde hace tiempo,
al atisbar un plácido y romántico futuro
junto a la esencia de amor
que engendro en cada verso!
¡Dime, dime luz de mis ocasos
y de mis solitarios amaneceres,
que existe ese amor con que sueño
recostado sobre un horizonte de tintados trazos!
¡Dime musa de mi vida,
si acaso estás de mi parte,
si sabes la verdad del amor,
si ansías volverte realidad
para mí un día de estos!
¡Dime, dime que sí,
que no son en vano ninguno de mis deseos,
ninguno de mis sueños,
ninguno de mis amorosos anhelos!
¡Dime, dime musa que sí,
o aleja de mí cada letra,
cada palabra, cada verso,
que acunas a la luz de la luna
con el destello de fugaces estrellas!
¡Dime, dime por lo que más quieras que sí,
que no será errante mi sentir,
y que este volará para siempre
y más alto que nunca,
de la mano de un amor sin igual!
¡Dime, dime amada mía
que siempre en silencio me hablas,
que no serás simple ilusión
que abandone mi ser de repente,
por no poder cumplir una misión,
volverte con cada poema mujer real
que destierre tanta melancolía de mí,
y apacigüe mi humilde alma
en un manantial de amor y paz!
¡Dime, dime musa que me ayudarás,
que tú encarnarás esa mujer,
que así serás algún día
esa otra mitad que me encumbre,
que en su seno mi corazón acobije,
y que transite conmigo
por la senda del placer,
de la felicidad, y del amor!
¡Dime, dime musa, dime,
dime que cumplirás para mí,
mi gran anhelo!

viernes, 10 de febrero de 2012

“MUTACIÓN SENTIMENTAL Y PERCEPTIVA”



Esta es mi humilde aportación con todo el cariño,
acerca de nuestra, a menudo incomprendida y mal empleada percepción.
Echando la vista atrás, ahora por fin me percato,
de ciertos hechos que en su momento
por mi mente pasaron inadvertidos.
De no haber sido así, los acontecimientos hubiesen sido otros,
y muchas de las vivencias jamás hubieran existido.
Y he aquí el dilema que en un principio,
mi mente en forma de balanza representa.
Así por un lado, la dicha se concentra,
y por el contrario en el otro, la ingrata desdicha.
Cabe decir que del lado bueno,
esos recuerdos de alegría, satisfacción, aventura, puro gozo interno…
Todos estos momentos del pasado,
dejan una huella en el recuerdo imborrable.
Y a esa huella por desgracia casi siempre,
solemos acudir poco.
Quizás se deba, a que caigamos en la desidia mental
e irracional del ser humano.
Y qué decir del otro lado de la espiritual balanza,
la del lado malo, o quizás no tanto.
Recuerdos de dolor, incluso abarcando el sufrimiento.
Recuerdos que marcan su terreno
y dejan una honda huella en nosotros.
Llegando aquí me hago ciertas preguntas:
¿Porqué afligirse recordándolos continuamente?
¿Porqué anclarse en ellos, cuando estos ya pasaron?
¿Porqué permitir que esos recuerdos
nos embarguen nuestra fuerza, esperanza, e ilusión por vivir?
¿No sería mejor aprender de ellos,
extrayendo toda buena, instructiva, necesaria, y vital lección?
En este punto haré el mayor inciso,
pues siento que aquí radica la clave
de una vida más saludable y estable.
Creo firmemente que los momentos buenos del pasado son importantes,
y que de vez en cuando resulta bueno recordarlos,
pues son una parte que nos hace vibrar de gozosa emoción,
pero también creo, que los momentos malos lo son también,
pues es posible aprender de los tropiezos,
e incluso de los fallos propios y ajenos.
Si no nos anclamos en ellos, finalmente llegaremos a buen puerto.
Todo en esta vida posee un porqué,
todo tiene una oportuna explicación.
Otra cosa es que nuestro cociente intelectual y nuestra espiritualidad,
nos permitan darle una explicación correcta y acertada,
o por contra una incorrecta y desacertada.
De ser para bien, extraeremos buen balance,
y por el contrario, nos lamentaremos siempre,
ahogándonos en nuestras propias penas.
Ahondando en esos momentos de desdicha,
reflexionando bien acerca de ellos,
involucrándose profundamente buscando respuesta a cada porqué,
se puede hallar la verdad de cada suceso,
y extraer varias lecciones de cada uno  de ellos.
Nadie es perfecto, nadie es del todo correcto,
por ello toda persona posee el derecho a equivocarse.
Así ha sido y seguirá siendo siempre,
aunque todo dependa del grado de equivocación.
Debemos aprender de los errores propios
para no volver a cometerlos,
y de los ajenos para aprender a reconocerlos a tiempo,
y por lo tanto prevenirlos y posteriormente evitarlos.
Todo lo malo que nos suele suceder,
se debe siempre a desengaños sentimentales,
producidos por traiciones, perdidas, abusos, ect.
¿Porqué sufrir recordando tan amargos y crueles sucesos?
¿No sería mejor ocupar su lugar con positivos pensamientos?
Solemos caer en la desidia,
de empañar el espejo de los buenos recuerdos
con una cortina de sufrimiento.
Tapamos lo bueno con lo malo.
Por nuestro bien, no debería de ser así.
Aprendamos por el contrario,
a destapar el frasco de esos buenos sucesos,
y de los buenos sentimientos.
Que de lo malo aprendamos,
y que luego en el pasado lo dejemos,
para continuar nuestro sendero,
nuestro peregrino transitar,
siendo mejores personas de lo que nunca fuimos,
habiéndonos curtido finalmente,
y llevándonos con nosotros lo bueno de nuestro pasado,
para que de vez en cuando nos haga esbozar una sonrisa.
Dicen que todo lo malo posee algo bueno,
y al revés lo contrario.
Esa es la verdad de la vida,
aunque a menudo nos cueste reconocerla.
No nos obcequemos con baldíos sentimientos,
de tristeza, apatía, rencor u odio,
hacia algo que ya pasó.
Dejémoslo estar.
Sigamos nuestro camino con la claridad mental suficiente,
como para reconocer que todo en esta vida
posee su particular lección,
y que de cada una de estas,
si se desea fervientemente,
se puede salir reforzado,
sobre todo espiritualmente.
Disfrutemos de lo bueno que nos brinde el presente,
sin pensar en nada más.
Perdonémonos nuestros pequeños pecados,
no nos lastimemos más con ellos,
y en caso de haber incurrido en otros mayores,
pidamos perdón por los mismos,
y no los volvamos a cometer.
Y también perdonemos a los que en algún momento
nos infringieron mal alguno.
Esas personas ya padecen su particular e interno calvario,
y en realidad no ganamos nada con reprocharles sus fallos.
Ya viven y batallan espiritualmente consigo mismas.
Nosotros no poseemos el derecho de juzgar a nadie,
pues en tal caso, primero tendríamos que juzgarnos a nosotros mismos.
Pidamos perdón, perdonemos, pasemos página,
y seamos mejores personas.
Preocupémonos más de mirar con buenos ojos el presente,
en vez de nublar nuestra vida con retazos de un pasado,
que ya pasó, y en el cual por mucho que pensemos en él,
ya nada cambiará.
Todo lo que ocurrió y ocurre, tiene que ocurrir.
La vida es así, siempre sigue su peregrino y vital transcurrir.
Extraigamos a cada pregunta que se nos plantee en nuestra vida,
acerca de nuestro pasado, nuestro presente y futuro,
una respuesta correcta y acertada.
Para ello liberémonos primero,
de baldías cargas espirituales.
Cerremos los ojos, reflexionemos en silencio,
y en medio de la calma y de la fe,
hallaremos nuestra paz y estabilidad emocional.
Esta es mi humilde aportación con todo el cariño,
acerca de nuestra, a menudo incomprendida y mal empleada percepción.